La incorregible malicia anti-K

Son malos. Son venenosos. Son incorregibles. No hablo del Gobierno, sino todo lo contrario: hablo de los detractores de los Kirchner, que insisten, con afán destructivo, en quitarle mérito al paso del matrimonio por Nueva York, de donde vuelve, estoy seguro, después de haber puesto a reflexionar al planeta y de sembrar contactos, relaciones y, lo que es más importante, inversiones …

Lea el artículo completo en www.lanacion.com.ar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído