«Quiero vengarme para salvar a otras víctimas»

Amaneh Bahraminava aún quiere rociar 20 gotas de ácido en un ojo de su agresor. Por eso dejó su residencia en Barcelona el pasado 25 de agosto, para instalarse en Teherán hasta cumplir el trámite necesario para ejecutar esta sentencia a su favor. En todo el mundo, esta mujer, de 31 años, es conocida porque el 2 de noviembre de 2004 un pretendiente le desfiguró el rostro con ácido …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído