Espeluznante cogida de Rivera

Rivera Ordoñez volvió a nacer. El cuarto lo sacó prácticamente del burladero. No midió Rivera el par de banderillas, se fue por dentro y cuando alcanzaba la tronera el toro le echó mano … Francisco Rivera Ordoñez no apuró ni de lejos la nobleza del armado primero, que nunca terminó de humillar. Rivera con las banderillas estuvo ramplón y fallón: en el tercer par, al violín, sumó el palo que se le había caído al cuarteo …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído