Anatomía de un hooligan

Ha sido el personaje futbolístico de la semana y, la verdad, a uno se le hace muy difícil imaginárselo subiendo la banda al galope. Se trata de Ivan Bogdanov y su aterradora imagen (tatuajes por doquier y mirada desafiante) ha aparecido en todos los diarios deportivos desde que el pasado martes fuera detenido como líder de los ultras serbios que obligaron a la suspensión del partido entre las selecciones de Italia y Serbia … Y no es extraño, ya que este fenómeno ha servido, en muchas ocasiones, como espejo de variadas cuestiones sociales. Es el caso de Inglaterra en los años setenta, por ejemplo …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído