El submarinista superviviente se ató a los cadáveres para no morir de frío

El submarinista que sobrevivió tras permanecer siete horas en el mar en la ría coruñesa de Noia se ató a los cadáveres de sus dos compañeros para evitar morir de frío. Así lo indicó hoy un trabajador de la Cofradía de pescadores que participó en las tareas de búsqueda de la embarcación en la que se encontraban los tres submarinistas que desaparecieron tras salir a practicar pesca submarina la tarde del sábado, y que fueron localizados la madrugada del domingo …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído