Un irrefrenable déjà vu político

La interna del peronismo bonaerense todavía no comenzó. Pero, para el Gobierno, ya tiene su muerto: Mariano Ferreyra, el joven asesinado ayer en Avellaneda durante un conflicto entre activistas de la Unión Ferroviaria (UF) y militantes de izquierda que exigían ser contratados por la empresa de la línea Roca …

Lea el artículo completo en www.lanacion.com.ar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído