Ostentación de velocidad

El egoísmo de Cristiano Ronaldo es historia. El hombre ya se parece mucho a un filántropo. Trabaja para el equipo y, mientras las jugadas van por otra parte, colabora con los jardineros del Bernabéu arreglando el césped. A esta tarea se entregó, para admiración del fondo norte, cuando declinaba el primer tiempo …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído