Festival del humor republicano

Anoche vi el primer capítulo de la miniserie sobre las cosas del ‘querer y deber’ de los príncipes de Asturias y les prometo que todavía me estoy recuperando del dolor de mandíbula batiente que me provocaron los ataques de risa que sufrí ante ese engendro televisivo repleto de actores fuera de lugar, líneas de guión hilarantes y una puesta en escena más barata que el plató de un programa de cine que presentara Juan Manuel de Prada …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído