Un hombre que vivió sin filtros ni límites

Murió como vivió: sin filtros ni límites. Sus arterias y los profesionales se lo habían dicho con claridad, hace ya mucho tiempo. No era solo cuestión de lo que comía o el ejercicio que hacía. Su médico personal le había advertido que tenía que cambiar su estilo de hacer política o iba a tener problemas gravísimos …

Lea el artículo completo en www.lanacion.com.ar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído