Puños en alto y flores rojas para un «hombre bueno»

Un puño en alto. Un clavel rojo o una rosa sangre. Una mirada emocionada a Josefina. Lágrimas, muchas lágrimas, y algún beso trémulo lanzado al aire. Miles de personas se acercaron ayer a decir su último adiós a Marcelino Camacho, dirigente histórico de Comisiones Obreras, y uno de los protagonistas irrenunciables de la Transición española …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído