Una noche en la ópera

El mecanismo arrancó en cuanto el árbitro Turienzo asomó en la palma de su mano la moneda con la que rifó el saque inicial. El Barcelona ganó la pelota en una lotería que esta noche no tuvo nada de rutinaria. Arrancó entonces una posesión frenética de cuatro minutos que acabó con la pelota otra vez en reposo: en la zona cero, pero esta vez era turno del Sevilla después de encajar el primer gol de la noche …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído