Twitter lo carga el diablo

«El problema de internet es que nada se hace a lápiz, siempre es a boli. Si pones algo ahí, luego no puedes borrarlo», se lamenta uno de los personajes de La red social, la película sobre Facebook de David Fincher. Se podría decir que en Twitter es todavía peor, aunque no lo parezca por su tamaño: el flujo imparable es la característica básica de una red social cuyos mensajes ocupan apenas 140 caracteres y que, lejos de tener una caducidad, disfrutan de dos, tres o más ciclos de vida si sus receptores deciden reenviarlos …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído