Nacido para Ferrari

El flechazo surgió desde la primera cita, en plan noviazgo juvenil, ardor amoroso y mensajitos privados a través del messenger. El idilio entre Fernando Alonso y Ferrari que ahora se plasma en un Mundial de Fórmula 1 a la vista tiene mucho que ver con ese intangible que atrapa o separa a las personas: la química … El piloto español no ha cedido a la resignación, a la aceptación de una derrota por la inercia de los hechos. Se ha subido al primer peldaño de la general de la F-1 porque le sobra fe en sí mismo, un don guerrero para el deporte que muchas veces se ha confundido con la arrogancia personal por lo que a él respecta …

Lea el artículo completo en www.abc.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído