Todo igual, pero todo distinto

La voz quebrada de Cristina Kirchner apenas pudo resistir cinco minutos en cámara. Le alcanzó sólo para reforzar el mensaje de continuidad que todo el oficialismo se empeña en transmitir, con suerte dispar, a partir del terrible golpe humano y político que significó para la Presidenta y su gobierno la muerte de Néstor Kirchner …

Lea el artículo completo en www.lanacion.com.ar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído