«La cruz fue nuestra pesadilla»

Un símbolo que trajo de cabeza a Méndez –por aquel entonces encargado de las tareas arquitectónicas en la Casa Civil del Jefe del Estado– y al mismo Caudillo, que 35 años después sería entrerrado 35 años en la base de la Cruz: «Presentar una cruz en lo alto de un risco que trepa a las nubes sin que pareciera enana, vulgar de estilo y proporciones era la pesadilla, repito, tanto del Caudillo como la mía», reconocía el artífice del monumento tal y como ha llegado hasta nuestros días, en la entrevista realizada por el escritor, periodista y Cronista Oficial de la Villa de Madrid, Tomás Borras … Aunque en principio no quiso presentarse al concurso de anteproyectos convocado por la Dirección General de Arquitectura, «por elemental delicadeza», dijo, el mismo Franco le encomendó las obras en 1950 …

Lea el artículo completo en www.abc.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído