Los enfermeros aplauden las leyes de acceso a la sanidad y muerte digna, pero piden reconocer la objeción de conciencia

El Consejo General de Enfermería de España ha aplaudido este viernes la decisión del Gobierno de aprobar en 2011 una ley para dar acceso universal a la sanidad gratuita a toda la población y otra para garantizar el acceso equitativo y de calidad a los cuidados paliativos y la muerte digna en todas las autonomías.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de este consejo, Máximo González Jurado, ha dicho que es «una buena noticia» que una norma de «por fin» cobertura gratuita a los 200.000 españoles que tenían que pagar por este servicio. «Habrá que ver también –dice– cómo hacer que estos servicios sean de la máxima calidad y qué recursos y medios hay poner a disposición del sistema para lograrlo».

Por otra parte, González Jurado ha saludado también la decisión de crear una ley de cuidados paliativos y muerte digna. Asegura que siempre se ha mostrado «partidario de que se respeten los derechos y la autonomía del paciente» también en este área y ha dicho que, si esta norma significa un avance, «será bienvenida».

En este sentido, ha recordado que dio su respaldo también a la ley andaluza de muerte digna, aprobada el pasado mes de marzo, y demanda que la futura norma nacional «regule la objeción de conciencia de los profesionales y preserve también, como un derecho, el principio de libertad de conciencia» para este colectivo.

El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado este viernes que el próximo mes de abril de 2011 una nueva ley permitirá alcanzar la verdadera universalización de la cobertura sanitaria del Sistema Nacional de Salud, «muchos años después de la aprobación de la Ley de Sanidad». Actualmente unas 200.000 personas permanecen fuera de la sanidad pública en España.

Asimismo, ha adelantado que se aprobará en marzo del año que viene una Ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna para garantizar los derechos de los pacientes en situación terminal. En este sentido, ha precisado que «no es una ley de eutanasia».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído