En fase de descuento.

MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Es probable que por primera vez en mucho tiempo Rodríguez Zapatero haya dicho la verdad sobre la crisis al decir que «la mejora de la economía española es tan débil que no asegura un cambio de tendencia» .Traducción: tardaremos en crear puestos de trabajo o, lo que es lo mismo, la crisis va para largo. Resumen: la confesión de un fracaso. Llevaba casi dos años diciendo lo contrario, llenando cortes de telediario con frases anfibológicas; con «brotes verdes» extraídos de las lecturas adolescentes de quienes le preparan los discursos. Pero las cosas han cambiado al ver a Irlanda y Portugal en la mesa de operaciones. Por fin admite una realidad que estaba a la vista de todos pero él se negaba a reconocer. Y con él otros que le dan la razón en público pero le critican en privado. Salvando las distancia , la situación de desencanto entre los seguidores de Zapatero recuerda los días de cuando Aznar regresó de las Azores y Bush y Blair, sus compañeros de foto, desataron los perros de la guerra en Irak. Es un síntoma. La entronización de Rubalcaba, otro. Se diría que entre los suyos también ha entrado en fase de descuento. Lo cual no quiere decir que no acabe la legislatura. Ha vivido toda su vida de la política y apurará el menú hasta los postres. Lo malo es que el cocinero es del PNV y la minuta nos va a salir por un ojo de la cara.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído