La cultura no se calla

El último síndrome del político español ya tiene nombre: platonismo agudo. No se trata, sin embargo, de ningún tipo de enamoramiento ensoñador, sino de la extendida creencia de que los que tienen que hablar de política son los políticos y no cualquiera al que le ponen un micro en la boca. Así lo defendía Platón, que era un sabio, pero un sabio que creía en la estricta y compartimentada división de clases: unos mandan, los otros obedecen …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído