El pasaporte de BBVA y Santander se convierte en su peor tar…

El mercado no está para muchos matices. Pese al empeño de las empresas españolas por subrayar que su negocio cada vez está más diversificado, no pueden evitar la nacionalidad que figura en su DNI … Y eso, en estos momentos, es castigado por los inversores. Lo están sintiendo hasta las compañías más sólidas, que sufren el contagio de las dudas que envuelven a la solvencia española …

Lea el artículo completo en www.eleconomista.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído