La excelencia tranquila

Acostumbrado a morder con furia hasta el final, a buscar la victoria con intensidad casi romántica, el Barça demostró ayer que también sabe ganar con la armonía formal que sugirieron los clásicos, por ejemplo griegos. Aplicando su mismo ideario pero sin esfuerzos vanos, con lucidez tranquila, superó al Panathinaikos y se plantó como líder en octavos de final de la Liga de Campeones una jornada antes de que acabe la primera fase …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído