Primera final de Masters para Nadal

Cuando Andy Murray resolvió con una volea de derecha el punto más largo e intenso de un partido muy largo y muy intenso, el O2 depositó en él numerosas convicciones … Murray rara vez te va de frente. Pincha la bola, la insufla vida de sopetón, sabe buscar el reverso del enemigo. Y saca mucho y bien. Pero nada resulta suficiente ante el hombre que ha ganado tres de los cuatro ‘grandes’ esta temporada y camina con bota de acero hacia el único de los torneos de máxima importancia que aún se le resiste …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído