Accidente en el Banco de España

Que Espa�a no est� para tirar cohetes es de conocimiento general. Su deuda levanta suspicacias, sus cajas de ahorros, dudas fundadas, y su crecimiento, dolores de cabeza. Pero siempre hemos tenido un supervisor financiero exigente y riguroso. Con una gesti�n tan vetusta y refinada como la arquitectura que acoge a los supervisores, y tan valiosa como el arte que albergan sus salones y marm�reos pasillos, plagados de envejecidos muebles de museo …

Lea el artículo completo en www.cincodias.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído