El submarino comunista

Se conoce que estas épocas epidémicas hace falta buena carne y barata, pues abundan los robos de palomos que es un gusto. Anteayer fueron robados sesenta pares, nada menos, de un terrado de la calle de la Boria y ayer ocho de otro de la calle del Bruch», anunciaba el diario barcelonés La Vanguardia el 10 de septiembre de 1885 …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído