No hay perdón para Billy el Niño

A doce horas de abandonar el cargo, el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, decidió que no hay perdón para Billy el Niño. Poco tenía que perder Richardson: ha cumplido ya sus ocho años de Gobierno y el indulto, que había pedido la abogada de Alburquerque Randi McGinn, era simbólico: una petición para que el Estado hiciera honor a una promesa quebrantada por otro gobernador hace 129 años …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído