El Maratón de Getafe

Di María, como los reyes que se aproximan, goza del don de la ubicuidad. Y sin camello, lo que resulta más relevante. Igual asiste en boca de gol que defiende al extremo contrario … Di María fue víctima del penalti que encarriló el partido para el Madrid, asistió a Özil en el segundo tanto y también, no lo obviaremos, falló un gol cantado por querer regalárselo a Benzema, primero, y después, cuando el francés le devolvió el obsequio, por fallar en el control definitivo …

Lea el artículo completo en www.as.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído