El policía que llegó a caudillo

Zine el Abidine Ben Ali, de 76 años, el derrocado presidente de Túnez, vivió en Madrid en los albores de la transición democrática española. A mediados de los años setenta fue unos meses agregado militar de su embajada. Cuando, 13 años después, apartó del poder al decrépito padre de la independencia, Habib Burguiba, de 84 años, a causa de su «estado físico y mental», algunos pensaron que iba a seguir el ejemplo español …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído