Un gol fantasma y un botellazo a Casillas

Corría el tiempo de prolongación de la primera mitad. Luis Fabiano, en posición dudosa entre los dos centrales, recoge un balón en profundidad enviado por Kanouté, recorta a Iker Casillas y, ya sólo a puerta vacía, su disparo flojo se topa con los pies de Raúl Albiol justo en la línea de fondo, cuando la pelota estaba a punto de entrar por completo … El árbitro, Undiano Mallenco, miró inmediatamente al juez de línea, quien señaló córner. El gol no fue concedido y las protestas de Sánchez Pizjuán fueron ensordecedoras …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído