Los primeros españoles que llegan al aeropuerto de Barajas relatan como vivieron las fuertes protestas

Los primeros pasajeros procedentes de El Cairo empezaron a llegar al aeropuerto de Madrid-Barajas. Algunos testimonios que presenciaron la oleada de protestas que se saldó con al menos 29 muertos y más de 1.000 heridos explicaron como vivieron los graves acontecimientos.

Una pasajera que volaba en el avión que aterrizó en Barajas a las 15:39 horas y que venía de El Cairo por negocios, relató que su hotel fue atacado y que bloquearon las entradas con sofás y rompieron los cristales hasta la segunda planta.

La embajada española les aconsejó que no salieran del hotel. Explicó que para ir del hotel al aeropuerto tuvieron que rodear El Cairo y durante el camino vieron muchos coches quemados y piedras por todas partes. «Aparecieron los tanques, las balas, había un poco de violencia, pero nosotros estamos bien», aseguró la chica.

Otro pasajero que viajaba en el mismo avión vio como durante la tarde de ayer la manifestación empezó pacíficamente pero después se volvió bastante agresiva. También contó que «por la noche se empezaron a escuchar disparos muy cerca del hotel» y esta mañana cuando salieron del hotel hacia el aeropuerto, por los alrededores estaba todo «destrozado».

Una familia que estuvo una semana de turismo por Egipto relató que fuera de El Cairo todo estaba muy bien pero el último día fue «fatal» porque estuvieron recluidos en el hotel dentro de las habitaciones. Cuentan que los manifestantes intentaron entrar al hotel pero «afortunadamente no lo consiguieron». La familia española describió la situación como «complicada» pero se sienten «aliviados» de estar en casa.

«Por parte del hotel no nos dieron muchas instrucciones, únicamente nos aconsejaron que no saliéramos de las habitaciones y nos cancelaron las excursiones. Hemos estado un día y medio sin Internet y sin línea en el móvil, sólo funcionaba la línea fija. Cuando asaltaron una sucursal bancaria que estaba a diez metros del hotel, los empleados se subieron al tejado porque se temían lo peor», relató la familia.

Por último, aseguraron que «después de la oración de las 12 de la noche se empezó a concentrar la gente y cada vez la cosa fue a peor». Ellos se encontraban en la planta 28 del hotel y el gas lacrimógeno llegaba hasta allí. Por la tarde intentaron asaltar el hotel, pero la gente de seguridad con la ayuda de mangueras consiguió detener a la gente y más tarde llegó la policía para dispersar a los manifestantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído