El alma de Madrid, de barra en barra

Madrid no es una ciudad especialmente monumental ni de grandes avenidas. Su riqueza está en la vida de sus calles, dinamizadas y perfiladas por bares de todo pelaje, convertidos espontáneamente en lugares de peregrinaje diario, en sus pequeños templos. Nadie que salga por Madrid deja de ir de bar en bar: el vermú, la caña, el vino …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído