Exteriores: El comunicado de Jamenei refleja «odio y hostilidad»

El ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Ahmed Aboul Gheit, ha asegurado que las declaraciones del líder supremo de la República Islámica Irán, el ayatolá Alí Jamenei, en las que calificó la ola de protestas en Egipto como el principio de «un despertar islámico» en todos los países del mundo musulmán y una «derrota» para los intereses expansionistas de Estados Unidos, reflejan «sentimientos de odio y hostilidad hacia Egipto». Asimismo, ha dicho «no estar sorprendido» por la «ofensa» de Jamenei.

Jamenei aseguró que sin la revolución iraní de 1979 –en la que el régimen teocrático de los ayatolás reemplazó al gobierno del antiguo Sha de Persia– no se podría entender esta ola de protestas que se extienden por la región.

«Los eventos que están teniendo lugar hoy en el norte de Africa, Egipto, Túnez, y otros países tienen un significado especial para la nación iraní. Es como un despertar islámico, y es el resultado de la victoria de la gran revolución de Irán», aseguró Jamenei durante el sermón pronunciado el viernes en la Universidad de Teherán.

Aboul Gheit ha indicado que estas palabras revelan «la voluntad de Jamenei de establecer un Oriente Próximo islámico liderado por Irán». «Hay que condenar sus palabras porque sobrepasan todos los límites en el tratamiento de los asuntos de Egipto desde una perspectiva rencorosa», ha agregado. «El discurso del viernes estaba lleno de abusos contra el liderazgo egipcio y sus Fuerzas Armadas», ha apostillado.

Aboul Gheit ha avisado a Jamenei de que debe «prestar atención a la gente de su propio país, que ha estado sufriendo la opresión desde hace más de 30 años, en lugar de intentar centrar la atención del pueblo iraní en los acontecimientos que tienen lugar en Egipto», según ha informado la cadena árabe Al Masri Al Youm.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído