Cierra el asador en el que se permitía fumar

«Contra las Fuerzas de Seguridad no puedo luchar, yo no cierro, me obligan judicialmente a cerrar. Esta batalla la he perdido pero voy a seguir». Pasadas las 21 … El dueño del restaurante ha explicado que ha decidido cerrar el local «pensando en mi mujer y mis hijos», ya que «la policía judicial me ha dicho que de no hacerlo me meterían en el calabozo» …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído