Un juez rechaza una demanda de Lehman contra Barclays

Un juzgado de Nueva York ha rechazado la demanda de Lehman Brothers contra Barclays, en la que acusaba a la entidad británica de haber recibido un tratamiento especial y de haberse aprovechado de forma ilegal del caos en los mercados financieros durante la operación de adquisición de varios de sus activos en 2008, ya que considera que la venta fue «deficiente» pero «adecuada», según recogen varios medios anglosajones.

Lehman había demandado a Barclays por 11.000 millones de dólares (8.000 millones de euros) por daños y perjuicios al considerar que el precio abonado era injusto, pero el juez del Tribunal de Bancarrotas James Peck considera que, aunque la operación fue «imperfecta» y estuvo repleta de defectos, se desarrollo de forma «adecuada» a las circunstancias de la época.

La venta apresurada de ambos de negocios se produjo tan sólo cinco días después de que Lehman se acogiera al capítulo 11 de la ley de bancarrota, lo que, junto con el hecho de que una de las mayores entidades de Estados Unidos se declarara en quiebra, fue uno de los acontecimientos más significativos del inicio de la crisis global.

Este acuerdo fue visto entonces como vital para mantener vivo el sistema bancario internacional. De hecho, Peck considera «innegablemente correcta» la percepción que se tuvo en su momento de una venta «admirable, e incluso heroica», que consiguió «mitigar el riesgo sistémico» y ayudó a evitar «una calamidad económica aún mayor».

«El impacto de esta operación fue enorme para ambas partes. Para Lehman, significó la venta de una empresa en marcha que salvaría los empleos de cerca de 10.000 trabajadores y le permitiría una transformación ordenada de las cuentas de los clientes, minimizando las interrupciones en el mercado. Para Barclays, fue una compra estratégica que, de la noche a la mañana, le permitía convertirse en actor principal en los mercados de capital norteamericanos», señala.

En esta línea, el Tribunal de Bancarrotas subraya que no había una alternativa mejor que esta venta, que permitió evitar una «liquidación por partes potencialmente desastrosa» y salvó miles de empleos en la industria de los servicios financieros.

Barclays adquirió en septiembre de 2008, en pleno auge de las crisis del crédito en Estados Unidos, los negocios norteamericanos de banca de inversión y mercado de capitales de Lehman Brothers y su infraestructura de apoyo por valor de 1.000 millones de libras (1.621 millones de dólares y unos 1.178 millones de euros).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído