El PP dice que los acontecimientos evidencian el «fracaso de la Alianza de Civilizaciones» de Zapatero

El Partido Popular considera que los acontecimientos que se están produciendo en el norte de Africa y Oriente Próximo «ponen en cuestión» la política exterior del Gobierno socialista y, en concreto, evidencian el «fracaso de la Alianza de Civilizaciones».

Según los ‘populares’, con estos hechos se constata «el fracaso de las políticas de evaluación y previsión del Ministerio de Asuntos Exteriores y los servicios de información e inteligencia», y el «fracaso de las estructuras europeas de cooperación en el Mediterráneo».

Es más, el partido de Rajoy cree que se ha hecho patente «el fracaso de la Alianza de Civilizaciones en su labor de evaluación y previsión en el informe de estrategia regional sobre el Mediterráneo de 2010 para el plan de acción 2011-2015».

CONDENA DE LA REPRESION

En un argumentario interno, al que ha tenido acceso Europa Press, el PP condena la represión contra el pueblo en Libia, en el norte de Africa y en Oriente Próximo. «La voz de los ciudadanos no puede apagarse con sangre», declara, para añadir que «todos los ciudadanos, y especialmente los jóvenes, de Libia y del resto de países de la zona que no gozan de una democracia, tienen derecho a decidir sobre su futuro en paz».

Por eso, el PP insta al Gobierno y a la UE a «ejercer toda la presión posible para detener la represión y para acompañar un proceso de reformas democráticas». Según añade, las reformas que solicitan los ciudadanos «están en el ADN de Occidente y del PP».

Tras asegurar que el Gobierno socialista tiene que garantizar la vida e integridad de los españoles retenidos en Libia, el PP exige al Ejecutivo «políticas proactivas para prevenir el caos». «España, en coordinación con la UE, debe actuar para evitar el caos que puede tener consecuencias para la seguridad y la paz en la región mediterránea, en Europa y en la economía global», manifiesta.

Finalmente, el partido de Mariano Rajoy solicita «una política de prevención», mediante una acción concertada de la UE, ante «el peligro de los posibles flujos migratorios indiscriminados hacia Europa, así como las consecuencias en el suministro y seguridad energética».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído