AMP.-Geólogos ven probable que salpicadura del coche de Rosa del Valle sean del camino donde se tiró el cuerpo

Dos geólogos de la Universidad de Huelva (UHU), que han declarado este jueves en la séptima sesión del juicio por la muerte de la menor Mari Luz Cortés, han explicado que los análisis de los restos hallados en la ropa de la menor y los sedimentos del Estero del Rincón, zona desde donde supuestamente se arrojó a la niña, coinciden, a la par que han indicado que las salpicaduras de los bajos del vehículo de Rosa del Valle –acusada de la muerte de la pequeña junto a su hermano, Santiago del Valle– corresponde con los sedimentos del camino de acceso al citado estero.

Durante su declaración, estos dos expertos han destacado que realizaron un estudio de los sedimentos hallados en el cuerpo, así como de los sedimentos del Estero del Rincón, los cuales tienen unas características específicas que hacen que sólo puedan proceder de este estero y no de otros.

Estas características de los sedimentos del estero se definen por la influencia del efecto mareal, por las balsas de fosfoyesos y por las aguas fecales procedentes del colector cercano, por lo que sitúan a la menor en esta zona. Así, resaltan que «las muestras de la ropa coincide con la muestra de agua y sedimentos».

Del mismo modo, estos dos geólogos han indicado que el cuerpo de la menor, según sus informes, fue arrojado el 13 de enero entre las 16,40 y las 17,40 horas, o bien doce horas más tarde, coincidiendo en ambas posibilidades con momentos antes de la pleamar, al mismo tiempo que han precisado que el cuerpo no se halló con anterioridad debido a que pudo quedar atrapado en una poza o charco debido al viento o bien a mareas de menor intensidad, que hicieron que no pudiera ser reflotado para llegar así a la ría. La citada poza estaba afectada por los fosfoyesos, lo cual no permitió que el cuerpo fuera devorado por crustáceos u otros animales, ya que es «imposible» que existan en esta zona por la contaminación.

No obstante, han indicado que justo el día del hallazgo, el 7 de marzo de 2008, la dirección del viento pudo cambiar y el cadáver pudo llegar a la zona de la orilla de La Rábida, saliendo de esta poza y alcanzando el río Tinto, hasta la zona donde fue encontrada.

El abogado de Rosa del Valle, Manuel Domínguez, ha incidido en que, pese a los estudios, no se puede determinar la fecha en la que se produjeron las salpicaduras, aspecto que los expertos han secundado, pero han destacado que los bajos del vehículo estaban «extremadamente limpios» e incluso tuvieron dificultad a la hora de tomar las muestras.

Por su parte, un biólogo de la Universidad de Alcalá de Henares, el cual analizó el cuerpo, ha destacado que éste presentaba un tipo de crustáceo propio de «una zona de estero y de estuario», el cual además es bastante común «en la costa Atlántica».

Por otro lado, otro biológo de la Universidad de Huelva ha detallado que estudió restos vegetales que le entregó la Policía Científica son «propios de zona de marisma». Este mismo biólogo ha indicado que la zona de este estero es «de fácil acceso».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído