El juez reabre la instrucción del caso Funeraria en Palma de Mallorca

El titular del Juzgado de Instrucción número 11, Manuel Penalva, ha acordado reabrir la instrucción del caso Funenaria, que investiga las presuntas irregularidades cometidas en torno a la gestión de la Empresa Funeraria Municipal (EFM) durante la pasada legislatura, y ha citado a declarar este viernes al ex gerente de la entidad, Oscar Collado, quien será interrogado en torno al panteón que presuntamente realizó la empresa de forma gratuita al ex alcalde de Palma y senador del PP por Mallorca, Joan Fageda.

Así lo han informado fuentes jurídicas a Europa Press, que han señalado que el principal imputado de la causa, emplazado a declarar a partir de las 13.00 horas, comparecerá a petición de la Fiscalía Anticorrupción y deberá dar explicaciones acerca del panteón de piedra valorado en 280.173 pesetas más IVA que, según las pesquisas, fue realizado sin coste alguno en una tumba adquirida por el ex primer edil, al no repercutirse esta cantidad en la factura final de la venta de la sepultura.

Así consta en el auto que dictó el magistrado en junio de 2010 mediante el cual decretaba el final de la instrucción de la causa y transformaba las diligencias en procedimiento abreviado, para que el Ministerio Público y el Ayuntamiento presentasen sus escritos de acusación como paso previo al enjuiciamiento de los imputados. La resolución apunta asimismo a que el ex gerente de la Funeraria compró una tumba a Fageda por importe de 600.000 pesetas, para posteriormente venderse en 1998 a un tercero por 200.000, mientras que en el año 2000 la EFM pagó por su reversión 328.257 pesetas.

Cabe recordar que el encausado, asistido por el letrado José Ignacio Herrero, se encuentra en libertad bajo fianza de 100.000 euros y sobre él pesan los presuntos delitos de malversación de fondos públicos, prevaricación, falsedad documental, cohecho y fraude a la administración por los que podría enfrentarse a una pena de cárcel que oscilaría entre los 14 y los 16 años.

Hasta el momento, Collado se ha desvinculado de esta presunta trama de corrupción al negar haber cobrado comisiones ilegales a proveedores de la compañía pública, y rechaza haberse lucrado con la compra-venta de tumbas y ataúdes a través de la EFM. Es más, defiende que los gastos supuestamente privados que se le detectaron con cargo a las cuentas de la empresa «eran por representación».

Cabe recordar que el caso funeraria se centra en las supuestas irregularidades cometidas por el ex gerente mediante la sustracción de dinero de entidad y el cobro de comisiones en la compraventa de tumbas y ataúdes. Las pesquisas comenzaron después de que el Ayuntamiento de Palma detectara una serie de supuestas facturas y contratos irregulares en la Funeraria que fueron puestos en manos de la Fiscalía al considerar que suponían indicios de irregularidad.

En concreto, la investigación de la contabilidad de la empresa municipal se inició a raíz del escándalo abierto por de los viajes privados que realizaron Collado y la ex presidenta de la EFM, Marina Sans, que fueron facturados en la pasada legislatura a esta empresa pública por una cantidad superior a los 7.000 euros. De hecho, Sans, ingresó en la cuenta de la funeraria un total de 6.833,93 euros correspondientes a nueve facturas de viajes privados realizados por sus familiares en la pasada legislatura y que habían sido sufragados por la empresa pública.

Además de Collado y Sans, también se encuentran imputados en este procedimiento la mujer del ex gerente, Francisca Moll; el constructor Juan Perelló, quien supuestamente realizó obras para la funeraria y se le atribuye haber proporcionado facturas falsas a Collado, y Ataúlfo del Hoyo, ex asesor jurídico de la empresa municipal a quien se le implica en parte de las irregularidades detectadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído