Mas ve «un primer paso» el permiso para endeudarse pero avisa que se deben cubrir 11.000 millones

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha interpretado este viernes como «un primer paso» la autorización del Gobierno para realizar nuevas emisiones de deuda pública por valor de 1.866 millones de euros, aunque ha avisado que harán falta nuevas emisiones para cubrir un déficit de unos 11.000 millones de euros.

«Es una primera autorización, pero deben venir otras en 2011», ha advertido en rueda de prensa, tras haberse reunido durante casi una hora con el presidente canario, Paulino Rivero.

Es más, según el presidente de la Generalitat, la decisión del Gobierno es «un primer símbolo de confianza» que agradece, aunque ha recalcado que recurrirán a nuevas figuras de endeudamiento para cubrir todos los pagos y garantizar la prestación de servicios públicos.

Según Mas, necesitan cinco veces más de la emisión permitida por el Gobierno, por lo que entre las fórmulas que exploran está la de una nueva emisión de bonos este 2011 «en condiciones más baratas, aunque será difícil,» respecto a los que lanzó el gobierno tripartito, así como otras que no ha concretado.

Rivero, por su parte, ha recibido sin sorpresa el permiso del Gobierno, tras recordar que Canarias ha realizado un «esfuerzo enorme para cubrir los errores cometidos por el Estado».

«El déficit del Estado que nos obliga a hacer ajustes tan desproporcionados en cada una de las comunidades tiene que mucho que ver con la facilidad con la que el Gobierno dilapidó recursos en los últimos años. Lo menos que podíamos esperar es que cumpliendo los objetivos nos autorizaran la deuda», ha concluido.

Mas también se ha referido al plan de viabilidad, que este viernes han entregado a los grupos parlamentarios, justificando los recortes que plantea «para estar mejor dentro de un par de años»

NO AL COPAGO, SI A «BARRERAS»

Sobre la primera reunión del consejo asesor en materia de salud celebrada este viernes, Mas ha indicado que han establecido tres ámbitos de actuación.

En primer lugar, han determinado que cualquier ajuste económico que se haga en el departamento debe preservar la calidad de la prestación del servicio, de forma que «la gente debe sentirse bien atendida».

También ha coincidido en dar más confianza y autonomía a las profesionales de la sanidad, en reducir la burocracia, y en buscar fórmulas para hacer más eficiente el sistema con los actuales recursos, descartando en todo momento el copago.

Sin embargo, ha reiterado que hay «barreras» que pueden frenar un uso abusivo del sistema sanitario, y que ya existen en otros países de Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído