La Fundación Renovables pide más apoyo a las energías ‘verdes’ para reducir la factura de petróleo

La Fundación Renovables considera que las medidas anunciadas por el Gobierno para ahorrar combustibles son «insuficientes» y propone otras iniciativas de carácter «estructural» que reduzcan la dependencia energética española, entre las que figura el apoyo a las energías ‘verdes’.

En un comunicado, la Fundación indica que el efecto de las medidas del Gobierno supone un ahorro de 1.400 millones, lo que apenas implica un ahorro del 1% en el recibo energético en tres meses y del 4% en un año. «El efecto es muy poco significativo», afirma.

Junto a esto, advierte de que España tiene «un problema mucho más grave que el resto de la Unión Europea» debido a su alta dependencia de las importaciones de la región del Norte de Africa, lo que genera problemas de abastecimiento y «precios muy elevados del petróleo y del gas por mucho tiempo».

La economía española, señala, no es capaz de soportar un precio del barril superior a 100 dólares por mucho tiempo con unas importaciones energéticas que supondrán más del 60% de su déficit comercial. Estos precios provocan «una inflación general de precios y subidas de los tipos de interés», de modo que «supone un suicidio no afrontar las raíces de esta dependencia», afirma.

MEDIDAS ESTRUCTURALES.

En este contexto, la Fundación reclama medidas estructurales que pasan por una planificación energética en la que se detallen, entre otras cosas, medidas de ahorro obligatorias y no voluntarias, el mejor desarrollo posible de las renovables, señales de precio al mercado que incentiven el ahorro y actuaciones concretas en transporte y vivienda.

«Pretender ahorrar energía e importaciones reduciendo los objetivos de renovables, que son los únicos recursos autóctonos, es una falacia», asegura la Fundación en alusión a los planes de desarrollo de estas tecnologías.

CONSUMO DERROCHADOR.

Las medidas adoptadas por el Gobierno, señala, no contribuyen a cambiar los modos y usos de la energía en España, «que son claramente derrochadores, por una cultura energética que ha estimulado el mayor consumo frente a la eficiencia energética».

Las importaciones de gas y petróleo en 2010, indica, han supuesto 34.500 millones, lo que supone el 66% del déficit comercial en ese año. Dos terceras partes de este déficit exterior proceden de las importaciones de combustibles fósiles y eso hace que España sea, dentro de los países de la UE y de la OCDE, el de mayor intensidad energética y el de mayor intensidad petrolera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído