«Soy un asesino, pero saldré en cuatro días»

Las pequeñas manías o los grandes vicios, según se mire, pueden convertirse en el ariete que derribe a los mayores delincuentes. Los policías que llevaban meses detrás del mayor capo de la mafia rumana en Madrid estudiaron las debilidades de Dorel Inocentiu Hanea y sabían que su cada vez mayor dependencia a la cocaína podría hacerle bajar la guardia … La historia de este gángster se ha escrito con letras ensangrentadas. Desde que llegó a España hace doce años, Dorel, de 38 años, fue escalando posiciones en la mafia del Este hasta convertirse en «el más fuerte y violento» de su especie, como señala un investigador: «Es el principal capo …

Lea el artículo completo en www.abc.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído