Mano de santo

A falta de pie y cabeza para poner la pelota en la red, al Barça le alcanzó ayer con las manos de Piqué y Valdés para ganar un partido que masticó y decantó con autoridad, tal y como demandaba la jornada y se exigía el líder. La derrota del Madrid en el Bernabéu alimentó la voracidad del Barça. Los azulgrana nunca especularon con el resultado ni con la ventaja en la clasificación a falta de ocho jornadas, sino que jugaron como si anoche se cerrara la Liga …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído