La penalización de la blasfemia se queda obsoleta

Las denuncias por ofender los sentimientos religiosos no son un fenómeno exclusivo de España. Sin embargo, en los países con sistemas judiciales más desarrollados, los ordenamientos jurídicos no citan que tenga que haber una protección especial para la religión católica.

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído