«Le planteé por carta una salida a Botín»

En la historia de Marisa Mugú, el dinero nunca ha dado la felicidad. Pero, sin embargo, si ha ayudado a paliar el sufrimiento. Madre de tres hijos, dos de ellos con una severa discapacidad, Marisa multiplica sus esfuerzos para evitar el desahucio de su casa el próximo 5 de mayo. «No puedo perderla porque es el único sitio que tiene mi hijo Cristian (sufre de parálisis cerebral, en estado terminal) para morir», explica esta enfermera en paro …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído