La grada también jugó su clásico

Desde hace meses, los insultos contra «¡ese portugués!» venían siendo uno de los cánticos preferidos por la afición del Barça. Se suelen referir a Mourinho, muchas veces a Cristiano, pero ayer lo rescataron los 3.000 seguidores azulgrana (pocas veces fueron tantos en el Bernabéu) para volcarlo sobre Pepe justo después de que fuera expulsado por su entrada a Alves, justo antes de que el coliseo blanco se convirtiera en un pitido constante y ensordecedor indignado con la decisión arbitral …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído