Terrence Malick, poética en la pantalla

La película El árbol de la vida hacía su bautizo público en el Festival de Cannes a las ocho y media de la mañana. Las puertas se abren media hora antes en una sala con capacidad para infinitos espectadores. Como la cinefilia es maniática hay algunos que intentan colocarse los primeros en la cola ante el terror de que otros puedan sentarse en su butaca favorita …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído