Contador premia a un viejo gregario

Contador sentenció el Giro poco después de que se empezase a correr. Por eso ahora se puede permitir el lujo de repartir etapas en el resto del pelotón. Lo que para los demás es lo máximo para él son migajas. Hoy el turno le tocó a Tiralongo. Su recompensa no fue por haber conducido a Contador en el último puerto de la jornada, o por haberle pasado en relevos para sacar tiempo a los rivales del de Pinto, sino porque en el pasado hizo las veces de fiel escudero del español …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído