La dureza policial multiplica la indignación

Languidecía. Menguaba día a día el número de concentrados, el foco mediático apuntaba en dirección opuesta, pero la primera injerencia política y policial ha resultado un acicate efectivo, inmediato, contraproducente … «Ahora somos más fuertes». Una pancarta resume el sentir de unos manifestantes que han decidido teñir sus manos de blanco, que empuñan flores y propugnan la resistencia pacífica como vía para evitar que un nuevo operativo policial pueda desalojarles definitivamente …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído