¿No hay cura rojo? No hay misa

El vicario general de la Diócesis de Ourense aguantó ayer como pudo el plantón de más de 150 feligreses de las cuatro parroquias del municipio de Piñor (1.500 habitantes) que tiene a su cargo el «cura rojo» Antonio Fernández Blanco, a quien el obispado obligó a renunciar a su acta de concejal del PSOE, ganada en el municipio de A Gudiña, si quería mantener su actividad pastoral …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído