El Senado aprueba por unanimidad la Ley de Derechos y Deberes de los militares, que deberá volver al Congreso

El Pleno del Senado ha aprobado este miércoles por unanimidad el Proyecto de Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas. No obstante, el texto tendrá que volver al Congreso antes de recibir la luz verde definitiva, debido a la introducción de cambios en la Cámara Alta, entre ellos una enmienda apoyada por todos los grupos que refrenda el mandato que ya salió del Congreso para que el Gobierno reforme la Ley de la Carrera Militar.

El debate ha contado con la presencia de la ministra de Defensa, Carme Chacón, que ha tomado la palabra antes de la votación para agradecer la contribución de los senadores para «enriquecer aún más el texto» propuesto por el Gobierno y, especialmente, por el «esfuerzo de consenso» que han demostrado.

Chacón ha recalcado que España tiene «unas magníficas Fuerzas Armadas», cuyos miembros «hoy son más ciudadanos». «Y siendo más ciudadanos reforzamos la que en democracia ha sido la institución que mejor ha recorrido esos 30 años, para convertirse en la institución más reconocida y más apoyada por los ciudadanos del país», ha recalcado.

CONSENSO TAMBIEN EN LA CARRERA MILITAR

En su debate en el Pleno, todos los grupos han destacado el consenso y la voluntad de acuerdo que ha presidido la tramitación de este texto. Todos han apoyado este miércoles una enmienda transaccional que elimina el conjunto de modificaciones incluidas por los ‘populares’ en la Comisión de Defensa de esta Cámara que modificaba la Ley de la Carrera Militar, en vigor desde 2008, y cuya reforma ha sido el punto de mayor fricción en el trámite de la ley de Derechos y Deberes.

De esta manera, los senadores han aprobado una disposición final que establece que el Gobierno deberá remitir al Congreso de los Diputados, seis meses después de que entre en vigor la ley de Derechos y Deberes, un proyecto de ley para la reforma del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, «tras la experiencia adquirida en su aplicación».

Además, avala lo acordado ya por el Pleno de la Cámara Baja, de manera que la Comisión de Defensa del Congreso deberá emitir «un dictamen con carácter previo» que aborde la reforma, en particular en lo relativo a los elementos de la ley referidos a la promoción y cambio de escala, régimen de ascensos, antigüedad, pase a la situación de reserva y reconocimientos académicos de la formación adquirida, así como al retiro del personal discapacitado, considerando, en su caso, los efectos económicos.

Al margen de esta enmienda transaccional, el único cambio introducido en el proyecto de ley en el Pleno del Senado –y que se suma a los acordados en comisión– ha sido la introducción de una enmienda del Grupo Catalán en el Senado de CiU, por 122 votos favorables, 115 en contra y dos abstenciones.

Esta enmienda modifica el artículo 13 del proyecto de ley, relativo al derecho de reunión y manifestación de los militares. En concreto, mantiene la redacción que dice que el militar podrá ejercer el derecho de reunión, pero no podrá organizar ni participar activamente en reuniones o manifestaciones de carácter político o sindical, pero agrega que los militares «no podrán asistir a manifestaciones o reuniones vistiendo el uniforme reglamentario, ni portando armas, en cumplimiento de las exigencias de neutralidad»

La anterior redacción establecía que «vistiendo el uniforme o haciendo uso de su condición militar» el miembro de las Fuerzas Armadas no podría «organizar, participar ni asistir en lugares de tránsito público a manifestaciones o a reuniones de carácter político, sindical o reivindicativo».

Además, también modifica el apartado sobre las peticiones de reunión, de manera que, con este cambio, el jefe de la unidad, centro u organismo encargado de autorizarla «sólo podrá oponerse, de manera motivada cuando pueda afectar al funcionamiento del servicio».

CiU PASA DE LA ABSTENCION EN EL CONGRESO AL ‘SI’

En el debate en el Pleno, en el que no ha hecho uso de la palabra ningún senador nacionalista 4vasco ni del grupo mixto, todos los portavoces han alabado el consenso con el que sale la ley del Senado. De hecho, el parlamentario de CiU Josep Maldonado ha recordado que en la votación en el Congreso su partido se abstuvo y ahora ha pasado al voto positivo.

«A pesar de los pesares, más vale pájaro en mano que ciento volando, más vale ley regular votando a favor que ley peor votando en contra», ha afirmado. Maldonado ha asegurado que la ley que sale del Senado no es la que «hubiera hecho» su grupo, pero ha valorado que han «conseguido mejorarla» en algunos aspectos. Con todo, ha lamentado que se pierda «la oportunidad histórica» de permitir a los militares sindicarse y afiliarse políticamente. «Todo llegará», ha agregado.

Desde Entesa Catalana de Progrès, Ramón Aleu, ha expresado su «satisfacción» por el «importante acuerdo» alcanzado por los senadores, en concreto por la transaccional que impone al Gobierno una reforma de la Ley de la Carrera Militar.

Los elogios al consenso han procedido también del senador del PP Juan José Imbroda, quien ha destacado que se ha querido «regular los derechos y libertades de los militares con exquisito equilibrio». «Creo que siempre se podría haber mejorado, pero tenemos una buena ley que va a servir para que los militares alcancen el techo de dignidad que no tenían», ha insistido.

Desde el Grupo Socialista, Hilario Caballero ha destacado que el texto aprobado es «equilibrado y satisfactorio para todos». Y ha recalcado que con la tramitación del proyecto de ley del régimen disciplinario, que ya se encuentra en el Congreso, se va a «culminar el proceso legislativo para responder a las exigencias de modernización de las Fuerzas Armadas».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído