Una boda todo, menos real

El futuro del Principado de Mónaco ya está asegurado. Alberto de Mónaco y Charlene Wittsstock han sellado su relación con dos bodas, una civil celebrada el viernes y de carácter familiar, y otra eclesiástica esta tarde, a la que han asistido 3.500 invitados, entre ellos representantes de las casas reales de medio mundo, jefes de Estado, y un buen puñado de famosos …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído