«No son gamberros sino trabajadores, gente enfadada por los recortes sociales»

Los residentes de una urbanización de protección oficial en Londres se rieron cuando la Policía pidió por televisión a los padres que llamaran a sus hijos y ayudaran a controlar a los jóvenes que saquearon y quemaron los alrededores de la ciudad. No sólo algunos de esos padres estaban en los disturbios, sino que muchos de los que participaban no eran los delincuentes juveniles encapuchados a los que muchos han culpado de las peores revueltas que ha visto Reino Unido en décadas …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído