El Madrid sólo se inclina ante Messi (3-2)

No fue un clásico cualquiera, por mucho que lo decantara Messi, como suele ser norma. No fue una Supercopa más, sino la más bella jamás vista, resuelta en un epílogo histórico, 10 minutos de locura desde el 2-2 de Benzema hasta la definición de Leo … La resolución de un trofeo menor se convirtió en un homenaje a este deporte, un partido para enseñar a los nietos. Posiblemente el clásico más brillante de los últimos tiempos, por igualdad y ambición, por hombría y espectáculo, con los dos mejores equipos del momento al ataque …

Lea el artículo completo en www.elmundo.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído